,

Despidos: Concepto y clases de despido según la ley

despidos injustos

Uno de los casos más comunes que vemos en un despacho de abogados es el despido, y por ello hoy vamos a explicar que es, y sus causas.

¿Qué es un despido?

Una relación laboral puede finalizar por múltiples causas, todas ellas recogidas en el Estatuto de los Trabajadores. Las más habituales son la renuncia voluntaria del trabajador, la jubilación, la incapacidad permanente, la terminación de la obra o servicio en los contratos temporales, y el despido.

El despido consiste en la finalización de un contrato laboral por parte del empleador.

Tipos de despidos

Es muy importante saber que inicialmente el empleador no puede poner fin a una relación laboral de forma injustificada, si no que deberá ampararse en una de las causas de despido que recoge el Estatuto de los Trabajadores: despido colectivo, despido por causas objetivas y despido disciplinario

  • Despido colectivo

Se entiende por despido colectivo la extinción de contratos de trabajo fundada en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuando, en un periodo de noventa días, la extinción afecte al menos a: a) Diez trabajadores, en las empresas que ocupen menos de cien trabajadores; b) El diez por ciento del número de trabajadores de la empresa en aquellas que ocupen entre cien y trescientos trabajadores; c) Treinta trabajadores en las empresas que ocupen más de trescientos trabajadores.

También cuando las extinciones afecten a la totalidad de la plantilla, siempre y cuando sean más de 5 los afectados y se produzca por cesación de la actividad empresarial. 

  • Despido por causas objetivas 

El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores establece que un contrato podrá extinguirse: a) Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa; b) Por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables, previamente se le haya ofrecido un curso dirigido a facilitar su adaptación y hayan transcurrido como mínimo 2 meses desde su adaptación o el curso; c) por causas económicas u organizativas.

Tanto para los despidos colectivos, como para los despidos individuales basados en causas económicas u organizativas, se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas.

Así mismo, se entiende que concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; y causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.

  • Despido disciplinario

Por último, el contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, mediante despido basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

Se considerarán incumplimientos contractuales: a) Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo; b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo; c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos; d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo; e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado; f) La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo; g) El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad; edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa

En el supuesto de que consideremos que nuestro despido no puede encuadrarse en ninguno de los que se han visto anteriormente, deberemos impugnar el mismo, al considerarlo nulo o improcedente. Esta impugnación y sus consecuencias lo veremos en los próximos artículos, junto a la forma del despido.

En Asesoría Aguirre estamos especializados en el área laboral, con gran experiencia tanto desde la perspectiva del empresario como del trabajador. Por ello, si has sido despedido y no estas de acuerdo no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes llamar al 644060625.